24 de septiembre de 2022
'Escena Sur' va hasta el 5 de junio en la Alianza Francesa de Miraflores. Foto::Difusión.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Escena Sur: el norte de la dramaturgia joven abrió el telón en la Alianza Francesa

Conversación con Ernesto Barraza, decano de la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Científica del Sur.

Con la presentación de un extracto de la obra ‘5904’ –creación colectiva que aborda el drama del feminicidio en Perú– y un animado conversatorio sobre la experiencia de hacer teatro al egresar del mundo universitario, el martes 24 comenzó el festival Escena Sur en la Alianza Francesa de Miraflores.

En su octava edición, el festival que organiza la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Científica del Sur apunta a posicionarse como “una puerta de entrada” a la actividad profesional para dramaturgos, actores, productores y directores teatrales que se forman en esta casa de estudios.

En momentos particularmente difíciles para las artes, un festival como Escena Sur constituye un aliciente para el teatro joven, un norte simbólico en un mar picado por el impacto de dos años de pandemia sobre la actividad cultural.

Al término del primer conversatorio del festival, ‘Ensayo General’ dialogó con el dramaturgo y director de teatro Ernesto Barraza Eléspuru, decano de la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Científica del Sur y encargado de ofrecer el mensaje inaugural de Escena Sur 2022.

¿Cuál es la importancia de este festival para los nuevos profesionales de las artes escénicas? ¿Qué esperan de Escena Sur 2022?

–La idea del festival es actuar como una puerta de entrada para los nuevos profesionales y como un espacio para el contacto de sus creaciones con el público general. No queremos quedarnos en el ámbito universitario –que es algo que podría ocurrir–, sino tomar contacto con el espectador. En realidad, tranquilamente podríamos hacer el festival en el campus de la universidad, pero, en ese caso, nos veríamos a nosotros mismos. Por eso buscamos una institución como la Alianza Francesa.

La intención de Escena Sur es generar un espacio que permita el acceso a otros públicos, que posibilite la confrontación de las propuestas teatrales con otras personas (y otras sensibilidades) y que los estudiantes tengan, además, la oportunidad de mostrar su trabajo en un espacio profesional.

>>PARA LEER EN RED>> Cineasta Joel Calero: Necesitamos pensarnos, elaborarnos, soñarnos y visualizarnos
Escena Sur busca generar un espacio que permita el acceso a otros públicos, que posibilite la confrontación de las propuestas teatrales con otras personas (y otras sensibilidades). Foto: Difusión.

Básicamente, ¿propiciar experiencia?

–Los proyectos de los que se habló en el conversatorio de egresados son iniciativas que ellos –como parte de trabajos finales– ya han producido: ellos mismos buscaron salas y mostraron sus obras al público, en temporadas breves, pero no necesariamente en un teatro como el de la Alianza Francesa. Entonces, tenemos un doble objetivo: profesionalizar los montajes de nuestros estudiantes, por decirlo de algún modo, y ayudarlos a entrar en contacto con el público, con la prensa, hacer que los conozcan y foguearlos un poco.

Como decano, pero también como hombre de teatro, ¿percibe alguna preocupación particular entre los estudiantes de artes escénicas respecto al futuro profesional?

–No sé si es una preocupación muy distinta de la que puede experimentar un profesional de cualquier otra especialidad, más allá de decir: “Bueno, ahora cómo conduzco mi vida profesional”. Eso siempre es un enigma. En todo caso, considero que no es una cuestión particular del arte, a pesar de que todos sabemos que el arte puede ser más complicado que otras carreras. Pero ellos –los estudiantes, los egresados– encuentran sus caminos y, por lo que puedo apreciar, están bastante bien formados en la capacidad de autogestión.

En consecuencia, no son personas que salen y “esperan encontrar un trabajo” sino, más bien, “salen a hacer su trabajo”, forman sus compañías, escriben sus textos, generan proyectos propios y, así, van abriéndose camino, como lo hemos hecho todos los que elegimos el arte o el arte escénico, en particular.

Entonces, desde la facultad generamos espacios como Escena Sur para ser un impulso en esta búsqueda personal que, finalmente, es el arte.

¿Cuál es su percepción sobre el momento de las artes escénicas y del teatro particularmente, desde una mirada de un profesional formado en España? ¿Qué ve en el panorama?

–Estamos contentos de que se esté acabando la pandemia, evidentemente, y lo que veo es que nos hemos reactivado de inmediato: los teatros no han esperado para comenzar a producir. En términos de público, ha sido complicado por la cuestión del aforo –que, también se va terminando de a pocos–, pero hay muchas ganas de seguir produciendo y si bien hemos sido golpeados y paralizados por dos años de covid-19, hoy estamos progresando.

Por ejemplo, estoy buscando sala para montar una obra y estoy en cola para dentro de dos años porque hay tantos proyectos que ya no quedan sitios libres donde mostrarlos. Y eso es un buen síntoma.

Por otro lado, la pandemia nos ha hecho reflexionar también sobre nuestro propósito como artistas. Dentro y fuera de las aulas, yo nunca he hablado tanto sobre qué es el teatro como en estos dos años de emergencia sanitaria, por qué hacemos teatro, cuál es nuestro propósito. Y considero que eso tendría que repercutir en lo que viene ahora: en un teatro mucho más consciente de su función con la sociedad, en qué tipo de teatro quiero hacer, para qué lo hago. Creo que esta ha sido una oportunidad de repensar mucho.

¿Y eso mismo habrá ocurrido a nivel de los públicos?

–No sé si es porque el aforo es reducido (todavía), pero lo que veo es que los teatros están llenos. Claro, al principio era porque solo había 50 butacas disponibles, pero ahora que ya vamos abriendo la economía cada vez más, yo veo que las salas se llenan.

Hay un público que se ha quedado ‘como mucho tiempo’ en espera. Sigue siendo un público reducido el que en Perú –o en Lima, en particular– asiste a las salas y, por ello, todavía tenemos trabajo para difundir las artes escénicas. Pero ese público que ya existía, hoy sigue vigente y tiene muchas ganas de salir. Entonces, creo que hay que aprovechar esa oportunidad.

Hay entusiasmo, entonces…

–Acabo de llegar de España, a donde viajé la semana pasada para participar en un congreso y aproveché para ver obras de teatro. Y allí uno encuentra que las salas más grandes siempre están llenas; y las entradas, agotadas. Entonces, uno dice: “Pucha, me gustaría que mi ciudad también consumiera tanto, no solo de teatro, sino de cultura en general”.

Pero esa es una responsabilidad que compete también a los que hacemos teatro, arte. No se trata solamente de decir “Ah, quiero que vengan más espectadores”, sino que hay que hacer un trabajo de creación de públicos. No sé si soy muy entusiasta, pero sí: veo y creo en el trabajo de mis compañeros.

(FIN/Ensayo General)

Obras que se presentarán:

Pachamama

Dramaturgia y dirección: Marcelo Farfán Ávalos/ actúan: Dalia Ivanova y Luz Sanz

Proyecto de creación e investigación escénica elaborado por la Asociación Cultural de Arte Multidisciplinario Incarri Creación Artística. Se trata de un thriller andino donde, a causa de un derrumbe, dos mineras -una mujer andina de zona urbana y una mujer andina de zona rural- quedan atrapadas en la mina «Boca del diablo».

Fechas: miércoles 25 y jueves 26 de mayo

Lafayette

Dirección: Michelle Scheelje/ Actúan: Dorcas Camasca, Maria Teresa Gomez y Michelle Scheelje

Creación colectiva de Producciones In VitrioUna. Una productora de teatro decide montar una obra de Cabaret con el protagonismo de una reconocida actriz francesa, la gran Lafayette. Pero su participación se verá bloqueada al enterarse minutos antes de la función de una gran tragedia. El show no puede terminar, la función debe continuar. La pregunta es: ¿El espectáculo tendrá éxito?

Fechas: viernes 27 y sábado 28 de mayo

Nuestro pequeño fin del mundo

Dramaturgia: Adriana Muñoz/ Dirección: Salvatore Reátegui/ Actúan: Carla Armas y Adriana Muñoz

Dos amigas se han quedado sin un proyecto final para presentar en su último ciclo de universidad debido al Covid-19. Tienen una sola noche para construir un proyecto desde cero y poder graduarse. ¿Serán capaces estas estudiantes de artes escénicas de lograrlo o fallarán en el intento como fallan en el amor?

Fechas: martes 31 de mayo y 1 de junio

5904

Creación colectiva de la Compañía de la Carrera de Artes Escénicas de la Universidad Científica del Sur. Accionan: Geral León, Alexandra Sotelo, Zohar Uribe y Marycris Villavicencio

¿Por qué duele tanto ser mujer? Cuatro actrices cuestionan la normalización de la violencia contra la mujer en la sociedad peruana mientras que en el proceso se deconstruyen a sí mismas en escena.

Fecha: jueves 2 de junio

Se trata de florecer

Dramaturgia y dirección: Alí Bravo/ Actúan: Kiyo Gálvez, Christian Suito y Julio Vargas

Flor es una niña a la que le encanta vivir entre notas musicales, pero a veces su miedo no le permite mostrar su talento. Con la ayuda de Trapito, su mejor amigo, podrá vencer sus inseguridades y compartir su pasión: la música. Unas reflexión sobre el autodescubrimiento y la aceptación como virtudes que ayudarán a niñas y niños a crecer en empatía y lograr sus sueños.

Fechas: sábado 4 y domingo 5 de junio – 4:00 p.m.

Somos hijos del Bicentenario

Dramaturgia: Rita Alvarez Carbajal. Dirección: Talía Beltrán/ Actúan: Evelyn Galloso, Joel Soria, César Chirinos, Adrián Pain y Jack Meza

Bicentenario (el Perú) es un señor mayor que pide un último deseo a sus hijos (Chala: costa, Janca: sierra y Arawa: selva): encontrar una pluma valiosa para él. En su búsqueda, Chala y Janca entienden que solo con la deconstrucción de sus prejuicios lograrán encontrar el pedido de su padre. Sin embargo, al encontrarla y entrégasela se percatan que ésta no escribe por falta de tinta; en este momento Chala y Janca se darán cuenta de la ausencia de Arawa y comprenderán que sin ella no podrán culminar el último pedido de Bicentenario

Fechas: sábado 4 y domingo 5 de junio – 8:00 p.m.


Deja una respuesta

Todos los derechos reservados – Ensayo General

Todos los derechos reservados

Ensayo General