24 de septiembre de 2022
‘Pasaporte para un Artista’ es organizado por la Embajada de Francia en el Perú y la Alianza Francesa de Lima. Foto: Difusión AFL
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

“No puede haber reconciliación si no hacemos el ejercicio de rendirnos ante ciertas cosas”

Isaac Ruiz Velazco gana el concurso Pasaporte para un Artista con ‘Shhh (permiso para vivir)’, un testimonio de amor hacia sus padres, antiguos militantes del MRTA.

Escribe: María Ynés Aragonez

Sorprendido y abrumado. Así se declaró el artista Isaac Ruiz Velazco (Huancayo, 1992) luego de que se le anunciara como ganador de la 25 edición del Concurso Nacional de Artes Visuales ‘Pasaporte para un Artista’, organizado por la Embajada de Francia en el Perú y la Alianza Francesa de Lima.

“No iba a venir a la premiación, la verdad no me lo esperaba, en absoluto –confiesa el artista–, más aún por el tema que toco y por la naturaleza de la instalación”.

‘Shhh (permiso para vivir)’ –la obra con que Ruiz Velazco ha ganado este certamen– aborda una temática difícil: el amor que el autor siente por sus padres, antiguos militantes del MRTA. “No estoy seguro de que la sociedad pueda llegar a entender que el amor está en todas partes, con diferencias y matices”, observa.

>> PARA LEER EN RED >> “La risa es una terapia para la depresión que nos ha dejado la pandemia”
Shhh (permiso para vivir). Foto: Difusión AFL

La instalación narra “cosas muy íntimas”, explica. Es un sentir autobiográfico como hijo de tupacamaristas, “personas que socialmente son vistas como ‘escoria y encarnación del mal’ pero que también pueden amar: desde el exilio, desde la cárcel, después de la tortura”.

En esencia, la propuesta artística de Ruiz Velazco aporta una nueva evidencia de que “nadie es completamente bueno ni completamente malo”.

“Ese cuerpo existe”

Como en todo conflicto, las narrativas –no solo las oficiales– construyen un blanco, un cuerpo al que necesitan identificar con lo malo y lo execrable de la historia. Y como es el malo, “no se le piensa, no se le siente, no se le reconoce”; sin embargo, ese cuerpo existe, aun cuando el resto no lo quiere.

¿Es la búsqueda de la reconciliación?Ruiz Velazco responde: “Sí, definitivamente. Al final, no puede haber reconciliación si no hacemos el ejercicio de, primero, rendirnos ante ciertas cosas”.

Toma partido naturalmente y, desde el lado de sus padres, añade: “Yo sé que rendirnos sirvió para hacer saber al resto que no somos la encarnación del mal –sostiene–; se trata de humanidad y dignidad para cuerpos que también merecen vivir”.

La obra

‘Shhh (permiso para vivir)’ es una intervención que tiene como base el archivo familiar del artista donde –por medio de reproducciones sonoras y gráficas, intervención fotográfica, documentos, montaje de video y el uso de la estética judicial– se desarrolla una compleja arqueología personal.

El autor y su instalación se ubican en el umbral de la sociedad peruana contemporánea que aún tiene heridas abiertas. Pero, además, la obra tensa el potencial simbólico del arte para explorar la posibilidad del amor a pesar de imposiciones morales e ideológicas.  

>> PARA LEER EN RED >> Puertas abiertas para niñas y niños en la Gran Biblioteca Pública de Lima

El concurso

‘Pasaporte para un Artista’ es organizado desde hace 25 años y el premio para el ganador es una residencia artística de tres meses en Francia, en la Cité Internationale des Arts en París, con el apoyo del Institut Français: un pasaje aéreo Lima/París/Lima, más viáticos otorgados por la Embajada de Francia en el Perú.

El artista ganador también recibirá una beca, de seis meses, para seguir un curso de francés en la Alianza Francesa de Lima y presentará una exposición en la galería L’Imaginaire de la Alianza Francesa de Lima, en su sede de Miraflores.

>> PARA LEER EN RED >> ‘Presencias continuas’: homenaje a Charo Noriega y al arte contestatario de los 80
‘Adivina cuánto te quiero’, mención honrosa para Paul Granthon. Foto: Difusión AFL

Mención honrosa

Este año, a la final llegaron 11 artistas visuales y se otorgó una mención honrosa a Paul Granthon (Lima, 1988), autor de ‘Adivina cuánto te quiero’, una obra que remite a los rituales ordinarios del luto por el deceso de su padre, un hombre obligado a vivir a distancia de su hijo por las exigencias del trabajo en un campamento petrolero en el norte del país.

La imagen preparada por Granthon expresa que el respeto por el duelo es también una forma de amor.

Egresado de Fotografía en el Centro de la Imagen, su formación como fotógrafo ha influido en su perspectiva como ilustrador, “centrándose en la representación de situaciones y espacios cotidianos como una herramienta de análisis social”.

La exposición con los trabajos de los 11 finalistas permanecerá abierta para el público hasta el 29 de octubre, de martes a sábado de 10:00 de la mañana a 8:00 de la noche en la Alianza Francesa de Lima, sede Miraflores (Av. Arequipa 4595).

(FIN/Ensayo General)

Deja una respuesta

Todos los derechos reservados – Ensayo General

Todos los derechos reservados

Ensayo General