2 de diciembre de 2022
La sexualidad femenina ya no es un tabú. Fotos: Instagram de Leny Luna Victoria y María del Carmen Sirvas.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

‘Amores marginales’: poesía y erotismo para redescubrir el placer femenino

Las actrices Leny Luna Victoria y María del Carmen Sirvas dejan atrás la autocensura para derribar tabúes sobre la sexualidad y el deseo en 10 relatos provocadores.

Escribe: Aracely Alejos

‘Amores marginales: cuentos eróticos para ser escuchados’ es una invitación a sumergirnos en un cosmos literario pleno en orgasmos, masturbación, falos, encuentros sexuales y fantasías en las que podemos redescubrir nuestro placer.

Bajo un formato de audiolibro, este conjunto de cuentos eróticos, poéticos y transgresores, revela una experiencia ultra sensorial que nos introduce en el mundo interior de Leny Luna Victoria y María del Carmen Sirvas, dos jóvenes actrices que decidieron dejar atrás el pudor y la autocensura para despedazar los tabúes en torno a la sexualidad, el placer femenino, el deseo y la masturbación, en diez historias tan provocadoras como trepidantes.

La idea nació en plena pandemia, en una reunión de trabajo cualquiera. Fue ahí que, en un ambiente de camaradería y tertulia, ambas descubrieron que sentían una atracción por el erotismo. Cada una había escrito unos cuantos relatos eróticos, algunos con mayor dosis de ficción y otros como parte de un proceso de liberación personal y autoexploración, sin llegar a imaginar que pronto serían expuestos ante el mundo.

“Al principio pensábamos hacerlo solo nosotras de forma artesanal, pero luego, con la llegada de los productores audiovisuales, le dimos más forma al proyecto”, comenta Leny Luna Victoria, quien también es docente, productora y locutora profesional. “El proyecto empezó bajo la idea de un audiolibro y después vino la etapa de impresión”, agrega la coautora del libro.

>> PARA LEER EN RED>>  En la ficción y la vida real, el exceso de amor puede ser monstruoso
La idea nació en plena pandemia, en un ambiente de camaradería y tertulia. Foto: Difusión.

Leny Luna Victoria y María del Carmen Sirvas puntualizan: no se trata solo de erotismo. “En realidad, hay mucho de sexualidad que atraviesa de forma transversal todos los textos. El tema que ronda todos los cuentos es el placer, en general, y algo que dijo Mari durante la presentación –que se me quedó grabado y creo que desarrolla el corazón del cuento– es que entre más te aceptes con todo, más vas a poder disfrutar y recibir placer. La riqueza de los cuentos está en la musicalidad y el ritmo, en el uso de imágenes vinculadas con la naturaleza que no están relacionadas necesariamente al erotismo o a la sensualidad”, resalta Leny.

¿Por qué eligieron como título ‘Amores marginales’?

María: Yo vine con un pequeño compilado (tres cuentos ya hechos) al que ya había titulado ‘Amores marginales’ que incluso se presentó en un festival de erotismo llamado ‘De eros a porno’. Y cuando se lo compartí a Leny también le gustó. En ese entonces pensaba un poco en la idea de la no aceptación, de la marginalidad, de ser apartado. Entonces ¿qué es un amor marginal? Es algo de lo que, en teoría, no te deberías sentir orgulloso porque es ajeno a lo que la sociedad acepta. Ahí viene el autoplacer, la masturbación, algo que no era aceptado en alguna época y era censurado. Incluso lo que sucede con el personaje de ‘Rarata’ que transforma una forma agresiva solo para sentir placer, entonces esa era la marginalidad. Y viendo los cuentos, todos calzaban en esto mismo: la censura. Realmente es algo de lo que podrías avergonzarte, pero ni ella ni yo nos avergonzamos de plasmarlo.

¿Cómo se sintieron al realizar poesía erótica en el Perú, cuán retador fue?

Leny: Recién hemos tenido nuestro primer encuentro con el público y creo que poco a poco estamos llegando a lectores a quienes les interesa la literatura erótica y no necesariamente nos conocen. En mi caso, ha sido muy grato encontrarme con personas que han sentido mucha valentía de parte nuestra de abordar un tema que, acá por lo menos, todavía es tocado ‘por debajo’. Hay autores, pero el movimiento es chiquito. En otros países seguramente es un movimiento más grande y abierto. Pero, igual, es muy loco porque a mí me ha tocado que toda mi familia se entere y, por ejemplo, creo que con mucho entusiasmo mi tío la vez pasada me felicitó y lo sentí muy honesto, pero al mismo tiempo asumió que “por qué estás haciendo literatura erótica, todos los cuentos están asociados hacia la pornografía”. Me encontré con otro público que no es que haya leído mis cuentos, sino solo por el título y por el hecho de escuchar que era un libro de cuentos eróticos, ya me di cuenta de todos los prejuicios que podía haber, por un lado.

>> PARA LEER EN RED>> “La gestión cultural debe ser consciente de la relación entre sujeto, contexto y cultura”
‘Amores marginales’ está disponible en la librería La Rebelde. Foto: Aracely Alejos.

¿Eso fue lo más complicado dentro del proceso?

María: A la larga, creo que sí, porque las personas que menos quieres que vean ciertos lados de ti los van a ver y, por lo menos en mi caso, tengo entendido que mi papá sí leyó. Porque yo se lo di a mi hermana y sí llegó a sus manos porque yo tenía toda la intención de ocultárselo. Pero, es para mí también un ejercicio de coherencia, porque si estás haciendo esto para publicarte es porque quieres que lo vean todos, sin miedos y sin tapujos.

Leny: A mí me pasó que mi papá me ha promocionado. No ha dicho textualmente “Cómprenle a mi hija”, pero sí ha puesto que está orgulloso de lo que he realizado.

Es mostrar toda tu intimidad, a personas cercanas y familiares, y más aún al vivir en una sociedad machista se hace más complejo. ¿Qué tan necesario puede ser para una mujer hablar de estos temas?

María: El placer y el aprender a amarnos es curar muchas heridas que han estado abiertas por años y años de prejuicios y ataques contra nosotras: las mujeres. Es importantísimo mostrar, de esta forma, la capacidad que tenemos de hablar con libertad. Igual todos los cuentos tienen un matiz distinto, cada uno tiene su búsqueda personal y hay algunos que no son necesariamente eróticos, pero hablan del erotismo y la sexualidad y también tocan temas importantes como, por ejemplo, cómo podemos sentirnos las mujeres en base al prejuicio. En uno de mis cuentos (Rarata) trato a un personaje que no se siente bella y, entonces, ¿por qué basarse en el juicio de todas las personas? Ella encuentra la necesidad de transformar un acto violento en placer para poder sobrevivir.

Leny: El erotismo es un tema tabú no solo entre mujeres, sino también entre hombres porque cuando la gente habla de ello es desde el prejuicio y estereotipo. Una de las cosas que decía Micaela Távara es que la lucha por hablar de estos temas con una naturalidad es tanto de hombres como de mujeres. Todos nuestros personajes, de alguna manera, pasan por la censura y autocensura. Creo que en todos los cuentos hay un poco de eso. En ‘Pan’ la chica cree que tiene que ser diferente para agradar a una persona, cuando se da cuenta que ‘más ricos son sus placeres’ que buscar complacer a otras personas.

María: Este cuento también te habla de cómo la sociedad te condiciona a tener que ser de una manera, a entrar en un molde, en un vestido específico para poder conquistar a esa “maravilla”. Y, una vez que lo pruebas, no es tan delicioso.  

¿Cuánto de ficción y cuánto de realidad hay en los textos?

María: En mi caso, sí debo decir que es bastante ficción e igual siempre hay cosas que salen de uno, pero he tratado de plasmar en cada cuento un personaje distinto para mostrar una forma de expresar ese amor marginal, esa forma distinta de crear o generar el amor.

Leny: El día de la presentación, yo decidí no decir que son autobiográficos, pero fue lo primero que comenté apenas pude hablar. Cuando he querido plasmar una historia, siempre ha surgido de algo muy personal, de experiencias que he vivido. Entonces realmente nació de una etapa en la que estaba liberándome de puro tabú, explorando mi sexualidad y tenía ganas de ponerlo en una hoja Word. Entonces, hay bastante de mí y, claro, también está mezclado con otras cosas, pero parte desde mi experiencia y mi propia sensorialidad.

¿Cómo hablar de estos temas o cómo abordar la poesía erótica sin caer en lo cliché, en la hipersexualización o en lo vulgar?

María: Creo que para eso está la literatura. Defiendo nuestro producto y considero que hemos buscado bastante las sutilezas en cada descripción, si bien hemos sido directas para hablar de cada parte del cuerpo, lo cual no me parece algo que tenga que lidiar con lo vulgar. ¿Por qué callarnos sobre esto y no mencionarlo por su nombre? Todo lo demás hemos buscado colocarlo con sutileza y crear una atmósfera que nos cuenta una historia que es, a la vez, un pequeño monólogo de un personaje específico.

Leny: Hemos tratado de cuidar que sea algo poético, pero también directo. Hemos cuidado mucho el formato. La riqueza de los cuentos está en la musicalidad, el ritmo, imágenes vinculadas con la naturaleza que no están relacionadas necesariamente al erotismo o la sensualidad.

‘Amores marginales’ está disponible en la librería La Rebelde, ubicada en el corazón de Barranco (Jr. Batalla de Junín 260). Los interesados también pueden escribir al Instagram de Madrepora, el sello editorial, o hacerlo directamente al Instagram de Leny Luna Victoria y María del Carmen Sirvas.

(FIN/Ensayo General)

>> PARA LEER EN RED>> Atención, trabajadores de la cultura: pasos y requisitos para inscribirse en el nuevo Rentoca

Deja una respuesta

Todos los derechos reservados – Ensayo General

Todos los derechos reservados

Ensayo General