24 de septiembre de 2022
Cecilia conduce ‘Trópico de Letras’ a través de Radio Cómplices. Foto: ©️Peter Hillert.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Cecilia Chávez: “La poesía y el flamenco me permiten volar, me regalan libertad”

Desde Alemania, poeta y bailaora peruana conversa con Ensayo General sobre las pulsaciones de su creación poética y sus nuevos proyectos.

Entrevista: María Ynés Aragonez

Limeña y –como la mayoría de nacidos en su generación– hija de migrantes, Ana Cecilia Chávez Zavalaga (1969) ha repetido de cierta manera la historia de sus padres: se armó de valor, hizo maletas y, hace 15 años, se instaló en Baden-Baden, un municipio alemán cerca de la frontera con Francia. Allí crece como poeta, bailaora y conductora de radio.

Con una formación en periodismo, relaciones públicas y marketing, Cecilia Chávez escribió desde adolescente, pero el pudor no le permitió revelar sus versos. Ahora, con la madurez, la migración y el conocerse a sí misma –y como respuesta interior a su propia sensibilidad–, emerge de la crisálida para mostrarse como poeta.

La artista logra cumplir otro de sus sueños de infancia: también se ha convertido en bailaora de flamenco y conduce –junto al español Toni García– el programa de radio ‘Trópico de Letras’.

Ha publicado ‘Tiempos de esperanza’ (Punto Rojo, 2020), libro de poemas con ilustraciones, y el poemario ‘Para ti’ (Caligrama, 2021), con poesía reflexiva. Ensayo General conversó con ella sobre su obra, sus próximos proyectos y las pulsaciones de su creación poética.

>>PARA LEER EN RED>>¿Cuánto sabes de Pessoa? El ícono de Portugal, país invitado de honor a la FIL Lima 2022

Tu padre y tu abuelo fueron artistas plásticos y músicos. ¿Ejercieron alguna influencia para formarte como poeta?

–Ellos ejercieron una fuerte influencia en mi desarrollo como ser humano y como poeta. Mi padre fue publicista creativo, pintaba y cantaba empíricamente; mi abuelo también pintaba, era un amante de la lectura, un hombre con mucha experiencia de vida y lleno de fantasía y creatividad.

Ellos me llevaron por el sendero del arte. Aunque, siendo sincera, ninguno sabía que yo escribía.

Te iniciaste con poemas de amor, en plena adolescencia; hoy tienes una poesía más reflexiva. ¿Has llegado a la madurez como poeta?

–Empecé a escribir en mi adolescencia, encontré en la escritura una forma amplia y liberadora de expresión: no le iba a decir a ningún muchacho que me gustaba, escribía cosas románticas, que nunca las compartí con nadie.

Con el pasar del tiempo los intereses cambian, los seres humanos evolucionamos y empiezo a escribir sobre otros temas. La poesía tiene un abanico de opciones y caminos por explorar, puedes escribir poesía reflexiva, social, política, romántica o erótica.

La pandemia y todo lo que esta trajo me motivó a escribir poesía reflexiva, que es la que contiene mi primer libro, ‘Tiempos de esperanza’.

La pandemia transformó nuestra existencia a todo nivel. En ‘La vida al sepulcro’, tus versos hablan de muerte moral, guerra y una acribillada humanidad. ¿Cómo se alimenta tu arte del contexto europeo?

–Como ser humano, encuentro mi alimento en el día a día. El poeta, además de poder liberar emociones y sensaciones a través de sus escritos, tiene una obligación social, moral y cultural, de trasmitir sus vivencias y las de su entorno.

Vivir en Alemania, atravesar un momento crítico, estar lejos de la tierra que te vio nacer, oír el clamor de paz y el rechazo a la guerra, es lo que nos motiva a escribir. Nosotros solo somos los portavoces de muchas voces que gritan y claman por la paz, la justicia y la igualdad.

¿Sólo escribes en español? ¿Tienes proyectado entrar al circuito en alemán?

–Traducir mis libros al idioma alemán es bastante difícil. No estamos hablando de prosa, sino de poesía. En ese sentido existen rimas, metáforas, una cierta musicalidad en las palabras y versos; al traducirlos literalmente, esto se pierde por completo. Sin embargo, con la ayuda de Marcus Straub, estamos traduciendo 21 poemas, rescatando el sentido de cada poema. En octubre, si todo marcha bien, nuestros lectores alemanes podrán acceder a estás traducciones.

¿Cómo mira una artista a su país desde el otro lado del mundo?

–La situación del Perú y la del mundo es preocupante, se vive inestabilidad e inseguridad, la economía está siendo golpeada de manera aplastante.

Primero vivimos la pandemia y, la verdad, las noticias de Perú fueron una radiografía dolorosa y clara de la falta de prevención y abastecimiento del Ministerio de Salud y del gobierno, en general.

Nadie estuvo preparado para la pandemia, pero pudimos ver qué países pudieron mantenerse en pie. No hemos terminado con este enemigo y nos enfrentamos a esta guerra, que no solo afecta a Europa sino al mundo y, como siempre, los países con menores recursos (como Perú) son los primeros que vivirán las consecuencias económicas de esta situación.

¿Tu poesía evidencia algún vínculo con la tierra que te vio nacer o crees que es más ‘del mundo’?

–Soy peruana, he nacido en el Perú, amo mi tierra y mi historia, las costumbres y tradiciones, sin embargo, la vida me movió por distintos lugares, y aprendí que somos hijos de la tierra que nos cobija. Por eso me siento hija del mundo, hija del sol, del viento, de las montañas y los mares.

¿El Bicentenario de la Independencia tiene para ti algún significado?

–El Bicentenario debe ser un momento reivindicatorio que nos recuerde de dónde venimos y hasta donde queremos llegar. Son doscientos años en los que hemos vivido cosas buenas y malas, de las cuales debemos de haber aprendido. En recuerdo y respeto a esos hombres y mujeres que dejaron su sangre y perdieron la vida por regalarnos una nación libre e independiente, debemos continuar el camino, con trabajo y respeto y diciéndole ‘No’ a la corrupción.

Junto a Toni García conduces ‘Trópico de Letras’. ¿Cuál es el enfoque de esta aventura en radio?

–Toni y yo, un español y una peruana, conducimos un barco al que bautizamos como ‘Trópico de Letras’. En este barquito no estamos solos, nos acompañan más tripulantes, artistas inéditos que pueden hacer conocer sus obras. El programa nace para mantener vivos el arte y la cultura, se trasmite en vivo y es un placer descubrir oyentes de Japón, China, Canadá, Estados Unidos, Perú, Argentina, entre otros países, que se hacen presentes con su audiencia fiel en cada programa.

>> PARA LEER EN RED>> ‘Catálogo ABC’: 40 mil libros en castellano accesibles para personas con discapacidad visual
Cecilia conduce ‘Trópico de letras’ junto a Toni García. foto: Difusión.

‘ToCe’ (Toni y Ceci) se presenta como un espacio para dar voz a quienes no la tienen. ¿Es un espacio alternativo?

–ToCe tiene el interés de promover a los nuevos valores, grandes hombres y mujeres con capacidades artísticas impresionantes; todos ellos tienen la oportunidad de presentar sus obras y talentos a través de nuestro programa.

Apoyamos y promovemos su trabajo, no solo es una motivación para ellos sino una forma de enriquecimiento cultural, espiritual y de amplitud de horizontes para sus lectores.

Es un programa alternativo, sin fines de lucro, un trabajo hecho con amor y por amor al arte y la cultura, un programa que no solo presenta a los artistas, sino a la persona que está sosteniendo el artista que nosotros vemos o leemos.

Cecilia, también eres bailaora…

–La danza flamenca me hechizó desde la infancia, no pude asistir a ningún curso para aprenderla. Mi deseo por bailar flamenco quedó guardado en uno de los cajones de la cómoda de mis sueños.

En Alemania, mi hija menor quería aprender a bailarlo y le prometí que si encontraba una academia, la matricularía. Le pregunté a ‘Don Google’ y, oh sorpresa, dos días antes acababan de abrir una escuela cerca de casa. Al matricular a mi hija, la profesora me vio: piel trigueña, ojos negros y oscuros cabellos, me cogió del brazo y dijo: “¡Tú te quedas!”. Bailo desde hace 11 años.

>>PARA LEER EN RED>> Cine peruano: necesitamos espacios de encuentro y exhibición del talento de las regiones

Siempre soñó com bailar flamenco. Cecilia Chávez baila desde hace 11 años. Foto: ©️ Rolf Hillert

La poesía y la danza, así como otras variantes artísticas, son formas de expresión del alma. Con la pluma pinto acuarelas con palabras, un sinfín de emociones, libero sensaciones y me dejo volar. Con la danza experimento a través de la música, el canté y el cajón, es fuego el que corre por mis venas, sensaciones que se ven plasmadas a través de los movimientos del cuerpo y de la gesticulación, con ello denotas las emociones del momento. La poesía y el flamenco me permiten volar, me regalan libertad.

(FIN/Ensayo General)

‘Trópico de Letras’ se trasmite durante 2 horas a través de Radio Cómplices el primer y tercer miércoles de cada mes, a las 10:00 de la noche en España y 3:00 de la tarde en Perú.

Deja una respuesta

Todos los derechos reservados – Ensayo General

Todos los derechos reservados

Ensayo General