'¿Qué chucha dijo Aldo Dolos?' en el teatro El Galpón de Pueblo Libre.

“Hay personajes a los que uno les agarra cariño aunque sean profundamente malévolos”

Escribe: César Chaman

La historia comienza así: Aldo Dolos, el maleante que llegó a ser el ‘faite’ más temido de la ciudad, ha dejado temporalmente los ajetreos del crimen. Pero tras una temporada fuera de circulación, decide regresar a las correrías en facetas más sofisticadas “para no ensuciarse las manos”: extorsión, trata, defraudación y todo tipo de negocios bajo la mesa.

Aldo Dolos es, por cierto, un personaje de teatro y su biografía opera como el hilo conductor de una trama que expone los flagelos y miserias de una sociedad de ficción que se parece mucho a una que conocemos. Este hampón reciclado es el protagonista de “¿Qué chucha dijo Aldo Dolos?”, la obra que estrenará en setiembre el joven dramaturgo Emilio Aguirre.

En la mitología griega, Dolos es la encarnación del engaño, la mentira y las malas artes. Y Aldo es un nombre propio que juega con las primeras letras de los nombres de varios expresidentes peruanos en apuros judiciales.

De allí que Aguirre construyera un ‘Aldo Dolos’ a medida, para ensamblar un relato sobre corrupción y encantamiento en clave de sátira política.

Gabriel Gil, Álvaro Pajares, Ricardo Bromley y Déborah Baquerizo.
Gabriel Gil, Álvaro Pajares, Ricardo Bromley y Déborah Baquerizo integran el elenco de la obra. Foto: Difusión.

Un circo disparatado

“Seguro que muchos recuerdan a un político que salió en televisión diciendo que el mejor indicador de la crisis era la peluquería”, comenta Aguirre. “Dijo algo así como que los salones de belleza son el único lugar que tienen las mujeres para relajarse, pero que por la crisis hasta las peluquerías estaban vacías. Cuando yo lo escuché, pensé: ¿Qué michi está diciendo este señor?”.

Eso fue antes de la pandemia y allí nació la idea de esta obra, detalla el dramaturgo. “Me interesaba, por ejemplo, mostrar teatralmente a ciertos actores políticos con historial delictivo, ya sea en la gestión pública o en la actividad privada”.

“Y, además, quería trabajar la sensibilidad del ciudadano común que se percibe a sí mismo como el espectador de un circo disparatado y grotesco frente al cual no tiene cómo responder”, añade Aguirre, también director de la puesta en escena.

>> PARA LEER EN RED >> ‘El gaznapirón’: un mundo paralelo en busca de la construcción de la patria
"Te ríes, la pasas ‘bomba’, pero te quedas pensando en que tú también estás metido en esto", afirma Aguirre.
«Te ríes, la pasas ‘bomba’, pero te quedas pensando en que tú también estás metido en esto», afirma Aguirre.

Carismáticos y malévolos

“En esta obra experimento un poco con la distribución espacial; no es un montaje convencional donde la acción ocurre el frente del espectador, sino que los actores se mezclan con el público y los personajes llaman a la gente a participar”, explica Emilio Aguirre.

“En el fondo, los actores van desarrollando sus textos y toda la historia, en una hora y media, con plena conciencia de que alguien los está observando de cerca, un poco imitando nuestra propia vida política”, acota.

“Venimos trabajando la obra desde el 2019 con ensayos abiertos de los que la gente sale contenta pero muy tocada, de alguna forma hasta problematizada por lo que ve, porque estos personajes son muy carismáticos –afirma Aguirre–. Y todos sabemos que hay personajes a los que uno les agarra cariño aunque sean profundamente malévolos”.

>> PARA LEER EN RED >> “El teatro está reviviendo y queremos que las personas regresen”
Afiche promocional
Afiche promocional de ‘¿Qué chucha dijo Aldo Dolos?’. Imagen: Difusión.

Cuatro funciones en setiembre

Con un elenco de cuatro actores –Gabriel Gil, Álvaro Pajares, Ricardo Bromley y Déborah Baquerizo–, con esta nueva propuesta teatral Aguirre busca que el público ría y se entretenga, pero también que le quede un sinsabor capaz de gatillar la reflexión sobre el país que nos ha tocado vivir.

Si tuviera que elaborar una definición de este trabajo, Aguirre diría que se trata de “entretenimiento complejo”: te ríes, la pasas ‘bomba’, pero te quedas pensando en que tú también estás metido en esto, que el problema también es tuyo.

“¿Qué chucha dijo Aldo Dolos?” se presentará en cuatro funciones: viernes 1, sábado 2, viernes 8 y sábado 9 de setiembre (8:00 de la noche) en El Galpón Espacio de Pueblo Libre (Av. Manuel Cipriano Dulanto 949).

Las entradas están a la venta vía WhatsApp (clic aquí) y en la plataforma de Joinnus (clic aquí).

>> PARA LEER EN RED >> Puckllay: una apuesta para la construcción de una sociedad mejor a través del arte
"Hay personajes a los que uno les agarra cariño aunque sean profundamente malévolos”, opina el director. Foto: Difusión.
«Hay personajes a los que uno les agarra cariño aunque sean profundamente malévolos”, opina el director. Foto: Difusión.

(Fuente: Agencia Andina)

>> PARA LEER EN RED >> “La función de una filmoteca es preservar la memoria para las generaciones venideras”

SÁTIRA, CRÍTICA, TEATRO

La sátira es, por naturaleza, crítica. ¿Por qué teatro y no, por ejemplo, un artículo de opinión en un periódico o en una revista?

[Emilio Aguirre]: Bueno, yo hago teatro. Entonces, por ese lado, siento que es una alternativa con mayor llegada que la de un medio escrito, porque es vivencial, es algo que sucede frente a ti y solo en ese momento. En las artes escénicas trabajamos con la idea del convivium, ese encuentro de creadores, actores y espectadores que solo ocurre en el momento de la función misma. Y si bien tenemos varias funciones, cada una es única e incluso irrepetible y perecible, porque pasa de cierta forma solo esa vez; la siguiente será distinta.

Como muchas personas, yo también siento impotencia e indignación al ver a los ‘Dolos’ peruanos en la televisión o al leer sobre su corrupción en la prensa. Sin embargo, me parece más interesante tenerlos frente a frente en el teatro. Siento que en la obra no exageramos; ahora, sí hay una cuestión con el lenguaje súper engolado de los personajes, pero en varios tramos utilizamos transcripciones directas de conversaciones reales, por ejemplo, de los famosos ‘petroaudios’. Y cuando uno escucha eso, se encuentra con algo realmente desagradable.

De modo que se ridiculiza simplemente exponiendo, mostrando hechos verdaderos en un contexto diferente, lo que te lleva a decir: “¡A la ‘eme’, esto es imposible!”. Y eso parte de una práctica teatral, la del distanciamiento en la teoría de Bertolt Brecht: tomar elementos de la vida cotidiana, exponer la realidad en un espacio no familiar para mostrar las contradicciones y la problemática detrás de lo que muchos de nosotros consideramos ‘normal’.

Emilio Aguirre.
Emilio Aguirre, dramaturgo y director de ‘¿Qué chucha dijo Aldo Dolos?’. Foto: Difusión.
>> PARA LEER EN RED >> Reynaldo Arenas repondrá el monólogo ‘Vallejo’ en el centro cultural Sérvulo Gutiérrez

Más Noticias Destacadas

¿Estás en quinto de secundaria y aún no decides que estudiar?

En Expouniversidad se muestra la oferta de educación superior de cerca de 100 instituciones, entre universidades, escuelas superiores e institutos. La feria vocacional se desarrollará del 19 al 22 de junio en el centro de convenciones del Jockey Plaza.

Deja una respuesta

CONTACTO

Magdalena, Lima-Perú  | +51 908 801 019  |  contacto@ensayo-general.com
Para mayor información los invitamos a suscribirse.

Las notas, entrevistas y artículos de ‘Ensayo General’ son gratuitos, pueden ser utilizados y publicados citando la fuente. Si deseas colaborar con ‘Ensayo General’, puedes ingresar a Yape en el Perú y a PayPal desde el exterior.