24 de septiembre de 2022
Tratamos de capacitar a nuestros docentes con los mejores especialistas, afirma Lucía Lora. Fotos: ENSAD.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Lucía Lora: En la Ensad a mejores docentes, mejores egresados; no existe un atajo

Capacitación permanente y gestión de mejores condiciones laborales para los docentes son prioridad en la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático.

Entrevista: César Chaman / María Ynés Aragonez

La directora general de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático (Ensad), Lucía Lora Cuentas, detalla en esta entrevista el progreso de los egresados, bachilleres y licenciados de la institución en relación con el mercado laboral, el interés por mejorar la calidad de la enseñanza y la situación de los docentes de la escuela y los principales proyectos de su gestión, un trabajo que tuvo que lidiar con la etapa compleja de la pandemia.  La siguiente es la segunda parte de un diálogo que, en su última entrega, abordará también el proyecto para la creación de un Elenco Nacional de Teatro.

¿Cuál es la población estudiantil de la Ensad en la actualidad?

–Tenemos entre 550 y 600 estudiantes, en los distintos ciclos. La distribución aproximada es 65 % en la carrera de Actuación, 25 % en la de Educación Artística y un 10 % en Diseño Escenográfico.

¿Y el promedio de egreso por año?

–En pandemia, ha ido subiendo. En 2017 egresaron 20 estudiantes; en el 2018 la cifra se mantuvo. En 2020, egresaron alrededor de 35 y en 2021 un poco más. Para este 2022, el número también crecerá.

De los estudiantes que egresan, ¿cuántos se titulan, finalmente?

–Eso varía de carrera en carrera. En Educación, un buen porcentaje de bachilleres se titula. En Actuación, debemos estar en alrededor del 30 %. Y en Diseño Escenográfico tenemos ya a nuestra primera licenciada. Además, tenemos egresados que, pese a no licenciarse, hacen maestrías.

¿Tienen referencias sobre la situación de los egresados en el mercado laboral?

–La mayoría de egresados de la carrera de Educación –el 95 %, diría– trabaja en su carrera. Es decir, ellos y ellas egresan prácticamente con el empleo bajo el brazo porque su inserción laboral está garantizada desde las prácticas profesionales. Hay una cantidad importante de docentes nombradas y nombrados en colegios. Es más, el sistema de la Educación Básica Regular requiere más docentes en Educación Artística de los que existen.

¿Qué dice la ley al respecto: un educador artístico por colegio?

–Debería haber un educador artístico por colegio –quizás no solo uso– para atender la cantidad de horas (destinadas al curso). Y eso depende de la población estudiantil. Pero sucede que, en ausencia de un educador artístico, a veces el profesor de Letras o el de Ciencias Sociales tiene que asumir el rol…

Con entusiasmo, seguramente…

–Con entusiasmo, seguramente, pero no sé si con la metodología y la técnica necesarias.

>> PARA LEER EN RED >> “La Ensad no es un conservatorio, apostamos por el desarrollo de una mirada crítica”
La Educación Básica Regular requiere más docentes en Educación Artística de los que existen, explica Lucía Lora.

Y en las otras carreras, ¿cuál es la situación de los egresados?

–En la carrera de Actuación, la mayor parte de nuestros egresados inician proyectos autogestionarios. Honestamente, pocos se insertan en el medio ‘oficial’ o ‘comercial’ de las productoras que tienen una estructura más empresarial. Algunos también se dedican a la enseñanza o hacen maestrías y luego pasan la docencia.

En la carrera de Diseño también hay demanda. A veces, al inicio, cuando recién egresan, no trabajan concretamente como diseñadores escenográficos sino como realizadores, pero poco a poco a poco se van ganando el espacio para entrar al campo del diseño, que tiene un componente más académico y conceptual, que es a lo que estamos apostando. Creemos que un diseñador no es un carpintero, pero, bueno, a veces empezamos por ahí y está bien. Uno paga su derecho de piso, va demostrando sus capacidades…

Como en toda carrera…

–Sí, efectivamente.

Usted está en la dirección de la Ensad desde 2019. Claro, la pandemia ha sido una etapa difícil, pero, ¿cuáles son los proyectos?

–Asumo la Dirección de Investigación en 2018 y la Dirección General en el 2019. Y, desde ese momento, nos hemos enfocado en aspectos clave. Por un lado, hemos cambiado las mallas curriculares de las tres carreras; estamos concentrados en atender la situación de los docentes y programamos alrededor de 10 capacitaciones por año. Tratamos de capacitar a nuestros docentes con los mejores especialistas –en los diferentes campos– porque estamos seguros de que, a mejores docentes, mejores egresados; no existe un atajo.

¿Cuántos profesores tiene la Ensad?

–Por planilla, que viene directamente del Ministerio de Educación y no podemos crear más plazas, tenemos 23.

¿Son suficientes?

–No, no son suficientes, es imposible. Ahora tenemos alrededor de 60 docentes, 37 de los cuales trabajan por locación de servicios, con recibo por honorarios. No es lo ideal, porque todo el mundo merece derechos laborales, pero es lo que hay. Hemos solicitado varias veces la ampliación de la planilla. Sin ir muy lejos, en el 2019 teníamos 319 estudiantes y en tres años ese número se ha duplicado; entonces es imposible que se tenga el doble de estudiantes y trabajar con la misma cantidad de docentes.

«La mayor parte de nuestros egresados inician proyectos autogestionarios», detalla la directora general. Foto: ENSAD.

Entonces, una de las prioridades es la capacitación…

–La capacitación, la mejora de la situación laboral de los profesores, porque los profesores de las escuelas superiores de arte trabajan en condiciones que, realmente, me admiro de todo lo que hacen.

He trabajado como docente en la Ensad, pero es básicamente por amor a lo que haces, porque con los sueldos actuales es más que imposible mantener una familia. Toda mi admiración por los docentes y su cariño; tienen un grado de entrega altísimo porque, de verdad, trabajan contra todo.

¿Qué otros proyectos impulsa usted desde la Dirección General?

–Seguimos también con los proyectos artísticos. Tenemos un proyecto importante, al que queremos mucho: el Especteatro. Producimos espectáculos escénicos para compartirlos con estudiantes de la educación básica regular, pero acompañado de un plan pedagógico.

¿Cómo se produce ese acercamiento con los colegios?

–Pueden pasar estas tres cosas: uno, que nosotros vayamos con nuestros elencos a los colegios, desde la carrera de Educación Artística, y luego allá se hagan actividades con docentes y estudiantes. Dos, también puede ser que traigamos a los estudiantes y a los docentes al teatro Roma y, allí, en el teatro, hagamos espectáculos, conversatorios, fichas didácticas, juegos y capacitación. Y, tres, tenemos también una versión virtual del Especteatro donde compartimos con los colegios los videos y las fichas didácticas para que ellos puedan trabajar con sus propios docentes, en función de estos espectáculos que construimos desde la Ensad especialmente para los colegios.

Con la pandemia y la virtualidad –que nos exigen hacer espectáculos virtuales en el pregrado–, hemos llegado a colegios de diversas regiones. Este es un proyecto que queremos mucho y vamos a darle continuidad.

(FIN/Ensayo General)

>> PARA LEER EN RED >> Reynaldo Arenas: El teatro no solo entretiene, también tiene el deber de enseñar
«Producimos espectáculos escénicos para compartirlos con estudiantes de la educación básica regular». Foto: ENSAD.
>> PARA LEER EN RED >> Periodismo que llega sin violencia: Calandria, Concortv y ANP lanzan concurso nacional

Deja una respuesta

Todos los derechos reservados – Ensayo General

Todos los derechos reservados

Ensayo General